El proyecto de Presupuesto 2014 prevé un crecimiento de la economía de 6,2% el próximo año, un valor promedio del dólar de 6,33 pesos y un incremento del 27,7% en el monto de los recursos, que tienen como prioridad el denominado gasto social, que abarca 61,4% de lo pautado.

Estos números se desprenden del proyecto de Presupuesto para el año próximo que presentó el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, en la Cámara de Diputados.

Acompañado por el viceministro Axel Kicillof; el secretario de Hacienda, Juan Carlos Pezoa; y el de Finanzas, Adrián Consentino; Lorenzino expuso ante los diputados las líneas centrales de la iniciativa que proyecta para el 2014 un alza de 5,7% en el consumo y una variación anual del índice de precios de 10,3%.

Flanqueado por el presidente de la Cámara baja, Julián Domínguez; por la titular del bloque oficialista, Juliana Di Tullio; y por el presidente de la Comisión de Presupuesto, Roberto Felleti, Lorenzino expuso los lineamientos centrales de la ley.

La iniciativa se sustenta en la idea de crecimiento con inclusión social, prioriza la obra pública y contempla destinar el 61,4% de los recursos al denominado `gasto social` que comprende a educación, salud, y jubilaciones.

En ese marco, el ministro de Economía dijo que las proyecciones macroeconómicas "son alentadoras" y reafirmó que apostarán a un mercado "interno fuerte".

También subrayó que el crecimiento que tuvo la economía en los últimos años estuvo vinculado "al incremento del consumo que ha tenido la sociedad argentina".

"Estamos convencidos de que para el crecimiento de la economía han resultado fundamentales la implementación de políticas fiscales expansivas, se ha permitido que se reponga el poder de compra del salario", apuntó el funcionario.

En ese contexto, Lorenzino explicó que el gobierno estima tener un aumento de la economía del 6,2% en 2014, con un PIB de 3.243.974 millones de pesos (US$566.736 millones).

En lo que respecta al nivel de inversión, las proyecciones dan cuenta de un incremento de 8,5% interanual y una balanza comercial favorable con un avance de 9,2% en las exportaciones y del 8,6% en las importaciones.

Lorenzino dijo que los recursos proyectados dan cuenta de un  aumento del 27,7 de los recursos interanual, que de esta forma se ubicarán en 931.164,3 millones de pesos con un gasto total consolidados de 927.585,2 millones de pesos, y al descontar los gastos de la deuda pública el gasto primario es el 26,12 del PIB.

De esta forma, la deuda pública representará el 9% del  PIB y los servicios económicos el 18,3%. También prevén  un resultado financiero equilibrado de alrededor del 0,03% del PIB y un resultado primario favorable del 2,41%.

En su exposición, Lorenzino realizó una férrea defensa del proceso de renegociación de deuda pública encarado a partir de 2005 y, en ese marco, aseguró que la Argentina "se ha desendeudado siguiendo metas de crecimiento, teniendo políticas autónomas y soberanas" y ha sido el ciclo histórico en el que "más se creció con inclusión social".

"Sólo teniendo independencia de los organismos internacionales se pueden solucionar los problemas de los argentinos desde la perspectiva de los argentinos", remarcó el titular del Palacio de Hacienda.

La iniciativa presentada por Lorenzino tuvo un fuerte respaldo de parte del oficialismo y recibió reparos desde la oposición.

El ministro también confirmó que junto con el proyecto de presupuesto, el gobierno giró la prórroga de impuestos que vencen a fin de año, como la ley del cheque, del adicional al impuesto al cigarrillo, sobre el Capital de las Cooperativas, el Régimen de Inversiones en obras de infraestructura y el Monotributo.

En su discurso, Lorenzino reivindicó -además de la política de desendeudamiento- el esquema tributario existente en el que "tienen mayor participación los impuestos más progresivos como Ganancias en detrimento de otros que no lo son, como el IVA".

También dijo que los programas sociales "forman parte del modelo instrumentado en el 2003".

En ese marco, destacó el programa de desendeudamiento que permitió a 17 provincias reprogramar "sus deudas dándole certezas a sus obligaciones por 65.000 millones de pesos desde 2010 al 2017".