Montevideo. El ministro uruguayo de Economía, Fernando Lorenzo, negó un enfriamiento económico del país tras conocerse que el Producto Interno Bruto (PIB) registró un alza interanual de 3,7% en el primer trimestre del año.

"Debo confesar que algunas apreciaciones me sorprenden", respondió Lorenzo consultado sobre la visión negativa de algunos expertos privados, en declaraciones al servicio de prensa del gobierno que este jueves reproducen medios locales.

"Estamos creciendo a tasas que multiplican varias veces las del periodo de estancamiento que, durante décadas, caracterizaron nuestro desempeño económico", argumentó.

Llamó a que no se deduzca "de mis palabras autocomplacencia de clase alguna. Es un concepto que no cabe ni en la concepción que guía la tarea al frente del Ministerio ni la del gobierno que integro", aclaró.

En opinión de Lorenzo, el crecimiento entre enero y marzo (+1,2% frente al último cuarto de 2012) "estuvo en línea con lo previsto". A nivel sectorial destacó el desempeño del sector agropecuario "que refleja las profundas transformaciones que ha experimentado el sector en los últimos años".

Desde la perspectiva de la demanda, remarcó "el progresivo alineamiento del consumo privado con la evolución" del PIB y de la inversión "tanto pública, que creció 21,7%, como privada (+11,3%).

"El dato no es menor. La inversión fue, históricamente, el talón de Aquiles de nuestra economía", sostuvo.

Con este resultado trimestral, Lorenzo pronosticó un crecimiento económico "del entorno del 4%" este año.

En 2012, el PIB aumentó 3,9% y completó 10 incrementos anuales consecutivos.