Madrid. Los ministros de Finanzas de la Unión Europea no lograron acordar el sábado cómo establecer un impuesto a la banca, posiblemente retrasando un acuerdo global sobre un arancel para las compañías financieras, acusadas por muchos de iniciar la crisis mundial.

Ante una pregunta sobre el impuesto bancario, la ministra de Economía de España, Elena Salgado, quien presidió los diálogos en Madrid, dijo que aún no se había tomado una decisión y que las conversaciones sobre el tipo de instrumento para resolver la crisis deberán continuar.

La presión para acordar un impuesto a los bancos antes de una reunión en junio de líderes del Grupo de las 20 economías desarrolladas y emergentes (G-20) está aumentando a nivel mundial.

La próxima semana, el Fondo Monetario Internacional presentará en Washington sus ideas para un impuesto bancario a ministros de Finanzas del G-20.

A pesar de que existe amplio respaldo para establecer impuestos sobre los bancos tras la crisis económica, líderes políticos difieren sobre cómo debería hacerse o gastarse el dinero recaudado.

Mientras que Estados Unidos quiere que un impuesto a la banca pague por los costos de la crisis financiera, muchos países europeos utilizarían el recurso para establecer fondos de emergencia que lidien con crisis a futuro.

Pero también existe un amplio desacuerdo dentro de Europa, que complicará mayormente las negociaciones globales.

Algunos países quieren un impuesto para reparar las finanzas públicas mientras que otros destinarían el dinero a fondos para aliviar a bancos en problemas.

El opositor Partido Conservador de Gran Bretaña, que tiene una estrecha ventaja en los sondeos de opinión de cara a una elección general que se realizará en mayo, utilizaría el impuesto para pagar por una deducción impositiva para parejas casadas.

Además, muchos países están impacientes por dar inicio a un impuesto bancario por su cuenta.

"Evitemos el nacionalismo financiero, somos un solo mercado", advirtió ante reporteros Jean-Claude Trichet, presidente del Banco Central Europeo (BCE).