México DF. Las monedas de América Latina registrarían comportamientos estables aunque dispares esta semana, debido a temas locales, pero muy pendientes del rumbo del dólar y de la ayuda que pueda conseguir Grecia para aliviar sus problemas de deuda.

Algunas divisas han ganado y otras han cedido terreno a la espera de noticias económicas que den un poco más de claridad al rumbo de los mercados, hacia un mayor riesgo de las monedas emergentes o bien a la seguridad de divisas como el yen y el dólar.

"Grecia provocó una gran aversión al riesgo en general y eso le pegó a todos los mercados", dijo Gabriela Siller, analista de la casa bolsa BASE en la Ciudad de México.

"En las últimas dos semanas, hemos visto mucha volatilidad y todos están esperando más señales de hacia dónde va la recuperación económica (global) y otros toman utilidades", agregó.

El euro cayó este viernes frente al dólar entre temores de si Grecia logrará esta semana obtener ayuda, tras la reunión que sostendrán a partir del miércoles los líderes de la Unión Europea.

El real brasileño y el peso mexicano cedieron terreno este viernes por el temor global ante los problemas de deuda de Grecia.

"Es difícil tener una gran razón para ver algún movimiento (...) mientras esperamos más noticias sobre Grecia y el manejo de su deuda", dijo la firma 4CAST en un reporte.

El real brasileño podría moverse esta semana en torno a las 1,801 unidades, en tanto que la divisa mexicana podría ampliar su depreciación hacia los 12,65 pesos por billete verde.

Entres dos fuerzas. En Chile, los operadores esperan que el peso siga presionado en medio de la confusión generada por un ajuste fiscal de más de US$700 millones que anunció el gobierno para encarar el programa de reconstrucción del país, tras el terremoto y tsunamis que azotaron a la nación sudamericana.

"El peso chileno está entre dos fuerzas (...) Hay quienes lo presionan apostando a que aún tiene espacio para continuar cayendo y quienes creen que los actuales niveles son propicios para un rebote de precios", dijo un operador de moneda extranjera en Santiago.

La moneda chilena podría moverse entre los 525/529 unidades por dólar, según operadores.

En Perú, el sol operaría tranquilo alrededor de los 2,837/2,838 unidades por dólar, por la continua campaña de intervención del banco central en el mercado, para evitar una mayor apreciación de la moneda local.

"El sol operaría estable la próxima semana por la presencia del Banco Central y las ofertas de clientes locales, al margen si las bolsas suben o bajan, o las monedas suben o bajan", dijo un operador de la filial local de un banco extranjero en Lima.

En lo que va del año, el sol peruano se ha apreciado 1,66% frente al dólar, luego de que el año pasado se elevó 7,94%.

En Argentina, el peso permanece con una escasa volatilidad por el accionar del Banco Central, que absorbe los dólares sobrantes del mercado para no perjudicar la competitividad de la moneda local.

"La divisa mayorista ha encontrado su piso en niveles de 3,86", dijo un informe de la firma financiera Puente Hermanos.

Operadores prevén que el tipo de cambio mayorista permanezca en la zona de los 3,86/3,865 pesos por dólar y la plaza marginal en torno a las 3,90 unidades.