Lima. Las monedas de América Latina operarían de manera dispar esta semana, atentas al desempeño global del dólar y de cara a los feriados por la Semana Santa.

El dólar seguiría siendo atractivo para los inversionistas, debido a que los temores sobre Grecia se mantendrían latentes en el mercado, a pesar del anuncio de un paquete de ayuda financiera para el país europeo, lo que llevaría al mercado a ver al billete verde como refugio seguro, según operadores.

Los líderes de la zona euro anunciaron la semana pasada un acuerdo para establecer una red de seguridad financiera para Grecia, aunque se mantuvo la incertidumbre sobre la capacidad de la nación helénica de enfrentar su déficit y su enorme deuda.

En México, el peso retrocedería levemente frente al dólar esta semana, debido a que los operadores se refugiarían en la divisa estadounidense de cara al fin de semana largo.

"Es una semana corta, con pocos operadores locales en las mesas de dinero y sin datos domésticos. El peso debe estar alrededor de los 12,50 por dólar", opinó el analista de 4CAST Pedro Tuesta, quien agregó que los operadores no aumentarían sus posiciones largas en pesos.

La moneda mexicana avanzó el viernes 0,64%, a 12,47 pesos por dólar, apoyada por el acuerdo de los miembros de la zona euro para respaldar a Grecia en caso que lo requiera.

En Brasil -la mayor economía de la región-, el real se mostraría volátil a la espera de un mayor flujo de capital en el mercado cambiario.

El real cerró la semana pasada en su menor nivel en un mes, a 1,828/1,830 unidades por dólar, tras un ajuste de posiciones.

"La mayor dependencia del flujo de capital va a traer más volatilidad para el real", comentaron analistas del banco BNP Paribas.

Por su parte, Tuesta de 4CAST consideró que "el real estaría entre 1,81 y 1,85, porque los inversionistas consideran que las ganancias pueden ser limitadas".

El peso chileno, por su parte, se apreciaría a entre 531 y 535 por dólar, tras haber cerrado la semana pasada a 534,5 unidades por divisa estadounidense.

Ello, en la medida que las aseguradoras "comiencen a liquidar fuertes montos en dólares para hacer frente al pago de pólizas por los daños del terremoto", dijo un operador, en referencia al violento sismo y el maremoto que afectaron a Chile el pasado 27 de febrero.

En Argentina, el peso operaría estable bajo la lupa del Banco Central.

El peso cerró el viernes a 3,865/3,8675 pesos por dólar, debido a que el ente emisor compró dólares en el mercado de contado y vendió divisas en la plaza de futuros, como lo ha venido haciendo en el último tiempo para conservar la estabilidad del mercado.

"La tranquilidad con la que opera la divisa mayorista lleva a pensar que no habrá grandes variaciones en el corto o mediano plazo", dijo un informe de la firma financiera Puente Hermanos.