México DF. Las monedas de América Latina verían una nueva semana de incertidumbre, mientras los inversionistas digieren un plan de ayuda por 110.000 millones de euros a la atribulada Grecia y entre expectativas de fortaleza del dólar.

Todas las monedas en la región, desde el peso mexicano hasta el chileno, oscilarán otra vez entre pérdidas y ganancias hasta que los detalles del plan de ayuda a Grecia queden del todo claros.

"Si arreglan las cosas en Grecia, entonces las cosas mejoran para las monedas de América Latina", dijo Pedro Tuesta, economista de la firma 4Cast en Washington. "Habrá que ver todavía lo que pasa con Goldman Sachs", agregó.

La firma financiera Goldman Sachs atraviesa por una de sus mayores crisis en sus 140 años de historia tras ser acusada de fraude en Estados Unidos.

En tanto, los ministros de Finanzas europeos acordaron el domingo un rescate récord de 110.000 millones de euros (147 millones de dólares) para Grecia, luego de que Atenas se comprometió a realizar años de una dura austeridad, en un plan que era mirado con escepticismo por los inversores.

Las expectativas apuntan a un fortalecimiento del dólar la próxima semana por las preocupaciones sobre Grecia y a la espera de datos de empleo en Estados Unidos que confirmen un repunte del mercado laboral.

En Brasil, Tuesta espera que el Banco Central siga interviniendo en el mercado cambiario, como lo viene haciendo para limitar la volatilidad del real. Además, un aumento reciente a la tasa de interés local podría atraer a más inversionistas.

"Sabemos que cada vez que aumenta la tasa de interés, (...) habrá una concentración mayor de entradas (de flujos)", dijo Reginaldo Galhardo, gerente de cambio de la correduría Treviso de Sao Paulo. "Los inversores extranjeros van a aprovechar eso y van a traer divisas al país, lo que debe impulsar al real", agregó.

El Banco Central de Brasil elevó el miércoles pasado en 0.75 puntos porcentuales la tasa referencial Selic a un 9.50 por ciento, en el primer ajuste monetario en América Latina desde que la crisis financiera global comenzó a ceder.

Pero el impulso no será suficiente para que la moneda rompa la barrera de los 1,73 reales por dólar, según Tuesta y Galhardo, después de que cerró el viernes en los 1,730/1,732 unidades por divisa estadounidense.

En México, el peso seguiría volátil después de que el viernes acabó con una pérdida de 0.74 por ciento a 12.2840/12.2870 por dólar.

El sol peruano bajó el viernes a un mínimo de más de dos meses a 2,846/2,847 por dólar, en tanto que el peso chileno se mantuvo estable en 518,70/519,20 pesos.

El peso argentino cerró estable. En el mercado interbancario, donde interviene el Banco Central, cerró con una leve baja del 0,06 por ciento a 3,885/3,8875 unidades.

En el mercado informal cotizó estable a 3,9125/3,9175 unidades.

"El mercado seguirá plano y sin presiones dada la regulación del Banco Central", dijo un operador en Buenos Aires.

El Banco Central argentino dijo en un informe que seguirá con su política de flotación administrada para controlar la volatilidad del tipo de cambio.