Nueva York. Las monedas de América Latina subieron este miércoles, lideradas por un sólido repunte de los pesos chilenos y mexicanos, en una jornada marcada por una mejora en las previsiones del FMI sobre el crecimiento económico de la región.

La revisión al alza de las proyecciones del Fondo Monetario Internacional para América Latina apoyó la visión de que los bancos centrales podrían tener que elevar pronto las tasas de interés para frenar la aceleración de la inflación, lo que atraería más dólares a la región.

En contraste, las acciones de la región cerraron ligeramente a la baja, atentas a Wall Street, que cerró estable después de que unas decepcionantes previsiones de empresas del sector de la salud contrarrestaron con las sólidas ganancias del banco Morgan Stanley y de la tecnológica Apple.

Los mercados brasileños no operaron por un feriado nacional.

El peso mexicano se afirmó 0,3% a 12,18 unidades por dólar, según el precio final del banco central, después de que el gobernador de la institución, Agustín Carstens, fuera citado por el diario El Economista diciendo que la reciente alza en el valor de la moneda no era excesiva.

"Lo que quita es la idea de que el Banco de México pudiera haber intervenido (en el mercado) de una manera más agresiva", opinó Daniela Blancas, estratega de divisas de Scotia Inverlat, en referencia a las declaraciones de Carstens.

La moneda mexicana ha ganado más de 7% este año y eso ha provocado especulación de que el banco central podría ser más activo en el mercado con medidas como las subastas diarias para comprar dólares.

En Chile, el peso avanzó 1,03% a 521,80 por dólar, después de que seis sesiones seguidas de pérdidas llevaran al tipo de cambio a un mínimo de tres semanas.

Operadores dijeron que los inversores decidieron tomar ganancias después de que la moneda encontrara un fuerte apoyo alrededor de los 528 pesos por dólar.

Las nuevas proyecciones de crecimiento del FMI para la región este año, que fueron revisadas a 4% desde 3,7%, también apoyaron a las monedas.

Pese al optimismo en el mercado de divisas, las acciones de América Latina bajaron. El índice de acciones MSCI para la región perdió 0,11%.

El índice IPC de la bolsa de México México bajó 0,88%, mientras que el índice de acciones líderes IPSA de Chile cerró prácticamente estable.

Los precios de los bonos soberanos experimentaron pocos cambios, mientras que los diferenciales entre los rendimientos de la deuda emergente y los del Tesoro estadounidense, un indicador clave del apetito de los inversores por el riesgo, se ampliaron 4 puntos base a 241 puntos, según el índice de JPMorgan EMBI+.