Caracas. Las monedas de América Latina operarían estables en una semana que arrancará con poco volumen por los feriados en Brasil y Estados Unidos, y un mercado a la espera de ver cómo actuará la Unión Europea ante la delicada situación fiscal de Grecia.

Además, la aversión al riesgo regresó la semana pasada al clima inversor global por los temores a que China endurezca su política crediticia para enfriar la economía, uno de los motores de la recuperación global.

"El tema de Grecia no está enteramente definido y eso agrega incertidumbre. Si se resuelve para cualquiera de los lados, normalmente esperaríamos que las monedas se mantengan más o menos estables", dijo Pedro Tuesta, analista de la consultora 4Cast en Washington.

Aunque los líderes de la UE aseguraron la semana pasada que actuarían "si fuera necesario" para proteger la estabilidad financiera de la eurozona ante una eventual moratoria de pagos de Grecia, la vaguedad de la promesa decepcionó a los mercados.

Una fuente de la UE dijo que era improbable que durante las próximas reuniones de ministros de Finanzas de la región se concrete un paquete de ayudas para el país helénico, lo que podría alejar aún más a los inversores de los activos de riesgo.

El flujo de dinero en las divisas latinoamericanas se verá reducido por el festivo este lunes en Estados Unidos y los carnavales en Brasil, que paralizarán los mercados de la mayor economía sudamericana hasta el miércoles.

"La tasa cambiaria parece consolidada en el punto de equilibrio de 1,85 reales (por dólar)", dijo Sidnei Nehme, director ejecutivo de la correduría NGO en Sao Paulo.

El real se depreció 0,7% este viernes y cerró en 1,861/1,863 unidades por dólar, reflejando la reacción internacional ante la decisión de China de aumentar los requisitos de reservas de los bancos, lo que hace temer un ajuste monetario para frenar presiones inflacionarias.

"Naturalmente, los 'ruidos' externos no pasarán inadvertidos aquí y pueden determinar un movimiento de depreciación, aunque moderado y no sustentable", añadió Nehme.

Bonos sostiene al peso mexicano. Por su parte, el peso mexicano se desligó el viernes de las noticias sobre Grecia y China y subió 0,22% ciento a 12,9290/12,9315 por dólar, impulsado por un bono sindicado de US$1.000 millones que operará en un índice global de Citigroup.

"México probablemente siga recibiendo el beneficio de flujos hacia el país por los nuevos bonos que están emitiendo", dijo Tuesta, quien ve a la divisa operar con un soporte de 12,9 en la semana.

Sin embargo, analistas advierten que si el tema de Grecia se profundiza, el peso podría verse afectado por la apreciación del euro contra el dólar, luego de ganar un 1,66 por ciento contra el billete verde la semana pasada.

"Lo que sí preocupa es Grecia, han dicho que apoyarán pero no en concreto, ese tema tiene más peso que China", dijo Salvador Orozco, subdirector de mercado de dinero de Santander en Ciudad de México.

El peso argentino, que cerró la semana pasada en un mínimo de ocho años, podría depreciarse aún más contra el dólar por las constantes tomas de coberturas en divisas de los inversores locales para protegerse por riesgos políticos y económicos.

"Las compras de dólares por parte de privados impulsan la subida del peso en un mercado en el que el Banco Central está avalando la subida del dólar", dijo un cambista.

El peso oficial perdió el viernes 0,12% a 3,8525/3,855 por dólar, mientras que en el mercado no regulado se ubicó en 3,9275/3,9325 por dólar.

En Chile, el peso podría superar los máximos de más de una semana logrados el viernes en 528,00/528,50 por dólar tras cuatro jornadas consecutivas de alzas.

"Creo que el tipo de cambio se seguirá ajustando a la baja, al igual que toda esta semana. Lo que pasa es que el dólar quedó sobrevalorado después de fuertes compras por parte de AFP (Administradoras de Fondos de Pensiones)", dijo un operador.

"Pero estas compras ya terminaron y, por el contrario, ahora se ve mucha oferta de dólares. Lo más probable es que el dólar siga bajando hasta estabilizarse en niveles cercanos a los 510 pesos", agregó.