Londres. Los grandes países con calificación de deuda de "AAA" se enfrentan a una cada vez más delicada decisión de tener que mantener un equilibrio entre un endurecimiento fiscal para mantener la sostenibilidad y políticas para superar la caída de la demanda privada y la reducción de los ingresos fiscales, dijo Moody's Investors Service.

El bajo crecimiento económico significa que la reparación de las cuentas públicas recaerá de forma desproporcionada en ajustes discrecionales que conllevan un sustancial riesgo de ejecución, dijo la agencia de calificación.

Este riesgo se debe a que los gobiernos deben llevar a cabo el ajuste sin hacer descarrilar la frágil recuperación económica.

Pero mantener las políticas de expansión fiscal utilizadas para combatir los efectos de la crisis económica durante demasiado tiempo "no es menos arriesgado" si pone a prueba la paciencia y la confianza de los mercados, o de los bancos centrales, que se podrían mover para combatir las expectativas de inflación.

"Con los actuales niveles de deuda, subir los tipos de interés agravaría de forma rápida una ecuación que ya es complicada, y que eso tuviera consecuencias en las calificaciones es una posibilidad", dijo Moody's, en su tercer informe sobre deuda soberana "AAA".

Últimamente, mantener la más alta calificación de la deuda depende de la "credibilidad de los planes (de los gobiernos) de ajuste fiscal a largo plazo", señaló el informe.

Moody's indicó que su perspectiva estable para los principales países con "AAA" -Alemania, Francia, Reino Unido y Estados Unidos- muestra que su capacidad para hacer frente a la deuda con la proporción de ingresos destinada a ello no está en un nivel que amenace las calificaciones.

Añadió que no rebajará automáticamente las calificaciones si la proporción de los ingresos que se dedica al pago de la deuda alcanza 10%.

Riesgo español. Además de a esas cuatro grandes economías, el informe de Moody's también analiza la situación de España.

"A pesar de que la capacidad (de hacer frente al pago de la deuda) se está acercando a la línea de demarcación (entre "AAA" y "AA"), en la mayor parte de nuestras proyecciones no vemos que la superará", dijo en informe sobre la situación de España.

A juicio de la agencia, el plan del gobierno para reducir el déficit está "razonablemente bien formulado" en el Presupuesto de este año.

"Dado que el déficit de España tendrá una tendencia claramente a la baja, no estaríamos excesivamente preocupados por, digamos, un retraso de un año en la reducción por debajo del límite del Pacto de Estabilidad y Crecimiento", indicó Moody's.