La calificadora de riesgo Moody's pasó la calificación de la deuda soberana de Costa Rica de estable a perspectiva negativa. La decisión fue motivada principalmente por el aumento constante de la deuda pública y porque el país no ha puesto en marcha una reforma fiscal que ayude a reducir el déficit.

Gabriel Torres, analista principal de la deuda soberana de Moody's, comentó a La Nación que con dicho cambio, aumenta la probabilidad de que baje la calificación del país en el futuro.

En septiembre de 2010, la calificadora mejoró la ubicación de Costa Rica y pasó de Ba1 a Baa3. Con eso el país logró consolidar la confianza de los inversionistas externos para la compra de bonos ticos.

Con esa nota, el gobierno logró, en noviembre de 2012 y en abril de 2013, la colocación de bonos a menores tasas de interés.

El vicepresidente de la República, Luis Liberman, señaló, sin embargo, que no cree que la perspectiva negativa otorgada por la calificadora de riesgo tenga un efecto negativo en la confianza de los inversores.

“Es posible que se penalice el costo de las próximas emisiones si no se ve progreso en la resolución de la situación fiscal”, dijo.

Al respecto, Liberman recordó que ya hay una opción que se deja para la próxima gestión que es el Proyecto de Consolidación Fiscal.