Las negociaciones iniciarán a partir del 5 de agosto, fecha en que el nuevo represente del FMI, el polaco Przemek Gajdeczka, visite el país centroamericano, indicó el gerente general del Banco Central de Nicaragua (BCN), Ovidio Reyes.

El monto de US$30 millones no es relevante en términos macroeconómicos, pero lo importante es lo que el FMI demuestra con ese financiamiento, según el funcionario.

“Son fondos que no son altamente significativos, —pero— lo más importante es la señal que se brinda de cara a los inversionistas, una señal de estabilidad”, justificó Reyes.

“El FMI nos ha dicho en estos dos últimos años que no necesitamos programa, porque la economía está bien, las finanzas están sanas, pero creemos que un programa podría ser positivo para el país en la medida que le garantiza al sector privado una herramienta más de trabajo”, afirmó Reyes.

Los temas que Nicaragua y el FMI abordarán, anunció el funcionario, son la seguridad social, finanzas públicas, energía y deuda externa.