Tokio. El índice Nikkei de la bolsa de Tokio cerró este miércoles con un descenso tras tocar fugazmente un máximo de 18 meses, en la última sesión del año fiscal, aunque se esperan nuevas subidas en el nuevo trimestre ante una mejora de la recuperación económica global.

El índice Nikkei cayó 7,20 puntos, o 0,06%, y cerró en 11.089,94. El más amplio Topix perdió 0,08%.

Sin embargo las perspectivas son positivas.

"La mejoría en la economía global y en los mercados bursátiles del mundo -el índice Dow está casi en el nivel que tenía cuando colapsó Lehman- significarán más ganancias en el Nikkei durante el trimestre de abril a junio", dijo Fumiyuki Nakanishi, gerente de SMBC Friend Securities en Tokio.

Todos los índices bursátiles importantes del mundo terminarían el año en niveles más altos que los actuales, según mostró una encuesta de Reuters a mediados de marzo.

Las acciones japonesas medidas por el índice MSCI han subido 7,8% en el trimestre enero-marzo pese a la debilidad subyacente de la economía del país, superando el alza de casi 2% en el resto de la región, que tiene fundamentos económicos más firmes.

El miércoles, última sesión de negocios en el año financiero japonés, cerró con un descenso de 0,06% tras haber tocado momentáneamente un pico en 18 meses, mientras que el índice MSCI de la región perdía 0,74%.

En los mercados de divisas, el yen cayó a un mínimo de tres meses contra el dólar mientras los inversores de corto plazo desarmaban posiciones largas en moneda japonesa antes de los feriados de Pascua.

El dólar se apreciaba 0,5%, a 93,23 yenes, recortando ganancias tras haber trepado a 93,60 yenes en la plataforma EBS, su máximo desde comienzos de enero.

El euro se apreciaba ligeramente a 1,3424 dólares.

El precio del petróleo no mostraba variaciones y el barril se negociaba a 82,37 dólares, mientras que el oro al contado subía a 1.109 dólares la onza.