Tokio. El índice Nikkei de la bolsa de Tokio cerró este viernes en máximos de 15 meses, impulsado por las acciones de compañías relacionadas con microprocesadores ante una demanda global por papeles tecnológicos.

Mientras los inversores se mostraban cautos a la espera de las cifras de empleo en Estados Unidos, las acciones de Japan Airlines cayeron casi 12% por crecientes temores sobre su bancarrota.

El diario de negocios Nikkei publicó que el gobierno ha confirmado su postura de colocar a JAL en procedimientos de bancarrota, como parte de un plan de reestructuración liderado por un fondo con respaldo estatal.

El referencial Nikkei subió 1,09% y cerró en 10.798,32 puntos, terminando la semana con una ganancia de 2,4%. El más amplio Topix avanzó 1%.