Tokio. El índice Nikkei de la bolsa de Tokio cerró este martes con una caída de 0,83%, con exportadores como Honda Motor Co golpeados por un yen más fuerte, mientras los inversores se volvían cautos antes de la temporada de resultados en Estados Unidos y Japón.

El yen extendió su apreciación contra el dólar y tocó un máximo de un mes, apoyado por la inminente bancarrota de Japan Airlines, que, se estima, podría llevar a algunos flujos de repatriación de fondos en moneda japonesa.

"El dólar ha quedado bajo presión adicional contra el yen, y las ventas en acciones relacionadas con exportaciones tomaron ritmo", dijo Hiroaki Kuramochi, de Tokay Tokyo Securities.

El Nikkei perdió 90,18 puntos y cerró en 10.764,90. El índice ha retrocedido tras tocar la semana pasada un máximo de 15 meses, impulsado por lo que los operadores dijeron eran compras de inversores extranjeros.

El Topix perdió 0,8%.