Washington. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, instó este sábado a los senadores a resistir la presión para debilitar un proyecto de reforma al sistema financiero y pidió nuevamente crear un organismo independiente que ayude a evitar otra crisis en Wall Street.

Mientras la reforma de salud se acerca a una votación clave en la Cámara de Representantes este domingo, Obama usó su discurso semanal por radio e internet para destacar lo que se ha convertido en su próxima prioridad doméstica: modificar las reglas que gobiernan el sistema financiero del país.

Obama, quien responsabiliza a la regulación flexible por ayudar a propagar la crisis financiera estadounidense, impulsó un proyecto de ley definido por el senador Chris Dodd, que se espera empiece a ser debatido el lunes en la Comisión de Banca del Senado.

"Exhorto a los legisladores del Senado que apoyan estas reformas a que se mantengan fuertes, que resistan la presión de quienes buscan preservar el status quo, que defiendan a sus electorados y a su país", dijo el mandatario.