Washington. El presidente Barack Obama propondrá un crédito impositivo de 33.000 millones de dólares para instar a las pequeñas empresas a contratar trabajadores y elevar los sueldos en el 2010, dijo un funcionario de gobierno.

Obama anunciará el plan este viernes en una pequeña empresa en Baltimore cuando se dirija a hablar a una reunión de miembros republicanos de la Cámara de Representantes, en momentos en que busca reparar el daño causado por un desempleo de 10%.

El plan fue mencionado por Obama en su discurso del Estado de la Unión, donde convirtió la creación de empleos en su principal prioridad.

La medida concederá un crédito impositivo de US$5.000 por cada trabajador neto nuevo contratado en 2010. La cantidad estará limitada a US$500.000 por firma para asegurarse que la mayor parte de los beneficios vayan a las pequeñas empresas.

El funcionario dijo que la propuesta tenía mucho en común con otros planes que están siendo discutidos en el Capitolio y que la Casa Blanca está lista para trabajar con ambos partidos para "conseguir que se haga algo".