Washington. En su tradicional alocución sabatina, el presidente estadounidense, Barack Obama reiteró la necesidad de una reforma en el sistema financiero estadounidense y anunció que desde el lunes el Congreso debe comenzar a trabajar al respecto. 

Si bien se refirió al tema en cuestión, el mandatario demócrata prefirió concentrarse en pedir al Capitolio nuevas reglas para la red monetaria norteamericana.

De acuerdo con las declaraciones de Obama, la causa de la última crisis económica y actual recesión nacional es lo que llamó la debilidad administrativa y el cuestionable comportamiento de muchos grandes bancos en este país. 

El gobernante también criticó a algunos operadores financieros que no mencionó -dijo- por explotar a clientes hasta el máximo de ganancias empresariales sin considerar los daños para los consumidores. 

Asimismo, el jefe de estado adelantó que a partir del lunes 22 el Comité Bancario del Senado federal empezará debates sobre una enmienda encaminada a optimizar el sistema y evitar colapsos igual que el iniciado hace dos años. 

'Lo he estado diciendo desde hace un año, una reforma financiera es esencial, el Congreso debe proponer soluciones para evitar excesos y abusos de los bancos norteamericanos', remarcó, según declaraciones reproducidas por la ABN (Agencia Bolivariana de Noticias).