Bruselas. Los países de la eurozona tendrán que tender unos vínculos fiscales más estrechos para despejar las dudas sobre la viabilidad del euro a largo plazo, dijo la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo (OCDE) en su informe semestral de perspectivas de la economía mundial.

La eurozona se ha visto sacudida en los últimos meses por la crisis de deuda soberana que empezó en Grecia y se ha extendido a otros países fuertemente endeudados, como España y Portugal.

"La crisis de deuda soberana ha puesto de manifiesto la necesidad de que la zona euro refuerce de forma significativa su arquitectura institucional y operativa para disipar dudas sobre la viabilidad a largo plazo de la unión monetaria", dijo el economista jefe de la OCDE, Pier Carlo Padoan.

Como mínimo, se necesita un mejor control de las políticas presupuestarias nacionales, dijo. Si esto no funciona, se necesitarán más medidas -quizá incluso una unión fiscal de facto-, apuntó Padoan.

El informe del organismo incluyó algunas noticias positivas para la región, ya que aumentó la previsión de crecimiento para la economía de la eurozona al 1,2% desde el 0,9% que pronosticó en diciembre la OCDE.

El reporte también dijo que el mercado laboral de la eurozona se está estabilizando, y espera que la tasa de desempleo se mantenga inalterada en el 10,1% en 2010 y 2011.

Sin embargo, la OCDE advirtió de que las cuentas públicas podrían complicar esta recuperación "moderada".

"Las dificultades a la hora de restaurar la competitividad y unas sólidas finanzas públicas en algunos países periféricos podrían complicar la recuperación", señaló el informe.

La OCDE recomendó que los gobiernos detallen unos planes de consolidación fiscal más creíbles y transparentes.

La OCDE dijo que el Banco Central Europeo debería ayudar a la recuperación manteniendo una "política monetaria muy expansiva hasta finales de 2010". El BCE ha mantenido los tipos de interés en el 1,0% durante un año y hace poco aceleró sus esfuerzos por incrementar la liquidez del sistema financiero. La OCDE opina que este apoyo debería retirarse sólo de forma gradual.