Londres. Los mercados de valores viven jornadas de fuertes pérdidas debido al temor de los inversores de que la crisis de deuda soberana y las restricciones de crédito vayan a devolver a la economía a la recesión, pero la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) tiene un mensaje más prometedor.

En su informe semestral de previsiones económicas publicado este miércoles, la institución con sede en París subió sus previsiones de crecimiento económico de sus miembros este año y el que viene.

El economista jefe del organismo, Pier Carlo Padoan, afirmó que el entorno económico es "relativamente favorable". "Es un escenario moderadamente optimista en el fondo", añadió.

Apuntando a un sólido crecimiento en las economías en desarrollo y el rápido rebote en los flujos mundiales de comercio, la OCDE dijo que ahora espera que el producto interior bruto combinado de sus 31 miembros se incremente 2,7% este año y 2,8% el que viene.

La OCDE también subió sus previsiones de crecimiento para la economía mundial. Antes preveía que el PIB mundial creciera un 3,4% este año y 3,7% el que viene, y ahora cree que crecerá 4,6% en 2010 y 4,5% en 2011.

Mayor expansión. La OCDE dijo incluso que el crecimiento podría ser mayor.

"La inversión fija podría rebotar con más fuerza y el consumo de los hogares podría recuperarse más rápidamente con las tasas de ahorro familiar creciendo más despacio de lo anticipado, especialmente en Europa", dijo Padoan.

A pesar de sus problemas de deuda, la OCDE mejoró sus previsiones de crecimiento para la eurozona este año y el que viene, aunque todavía espera que la economía vaya por detrás de otras economías.

Así que mientras que la organización espera que el PIB combinado de los 16 países de la eurozona crezca 1,2% este año y 1,8% el que viene, la economía de Estados Unidos crecería 3,2% en cada uno de estos dos años, mientras que Japón crecería 3% y 2%.