Ginebra, EFE. La Organización Mundial del Comercio (OMC) aceptó crear un grupo de arbitraje que dirima en una disputa planteada por Panamá contra Argentina por medidas de parte de esta última que son consideradas como discriminatorias y obstáculos al comercio.

La queja está relacionada con disposiciones sobre bienes y servicios vigentes en Argentina y que Panamá considera que suponen una barrera para el acceso de sus exportaciones al mercado argentino.

Concretamente, la discriminación a la que alude el gobierno panameño afecta los impuestos, el registro de empresas, la repatriación de beneficios y las actividades de suministradores de servicios financieros.

En la sesión de hoy del Órgano de Solución de Disputas de la OMC, Argentina se defendió señalando que las medidas cuestionadas son normas fiscales y de los mercados de capitales que tienen como objetivo prevenir el fraude fiscal, y que están de acuerdo con los estándares internacionales en vigor.

Además, la delegación argentina señaló que la solicitud no cumplía los requisitos de las normas que regulan el proceso de resolución de los litigios comerciales entre los países en la OMC debido a que la principal disposición denunciada por Panamá ya ha sido enmendada.

Sin embargo, la delegación de Panamá tuvo una opinión diferente al señalar que los cambios realizados han sido"superficiales" y no resuelven el centro del problema.

La OMC deberá ahora formar el grupo de arbitraje -conocido como "panel" en la terminología de este entidad internacional- conformado por tres expertos, quienes analizarán las posiciones de las partes y emitirán un fallo al respecto, en un procedimiento que puede durar varios meses y que, una vez concluido, todavía podrá ser apelado.