Londres. El oro subía arriba de US$1.100 la onza en Europa este lunes, a medida que el dólar se debilitaba, mientras que las renovadas compras físicas y por búsqueda de refugio seguro también ayudaban a apuntalar los precios.

El oro se cotizaba a US$1.103 la onza a las 1100 GMT, contra US$1.091,65 la onza de este viernes. El oro estadounidense para entrega en febrero estaba a US$1.103,7 la onza, una ganancia de 1,3%.

"Se está recuperando un poco", dijo Eugen Weinberg, analista de Commerzbank. "El declive de la última semana podría ser considerado por algunos cazadores de gangas como excesivo".

"Algunos ven protección en el oro en adelante, si la corrección de los mercados de acciones continúa (...) pero también hay algunas compras físicas en los niveles actuales, después de las reducciones fuertes", añadió.

India, históricamente el mayor consumidor mundial de oro, continuó comprando, con cantidades limitadas cambiando de manos debajo del nivel de US$1.100 la onza, dijeron operadores.

Otro factor que respaldaba al lingote fue un declive del dólar contra el euro y otras monedas de alto rendimiento, pues algunos inversores tomaron ganancias tras la subida fuerte que registró la semana pasada la moneda norteamericana.

Reportes de que el cuestionado presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke, se acercaba a ganar la confirmación para servir un segundo mandato también calmaron a los mercados, empañando el atractivo del dólar como refugio, después de que su panorama se nublara la última semana.

El viernes, el oro marcó casi el mínimo en cinco semanas, a US$1.081,90, acumulando una pérdida semanal de más de 3%, después de que el presidente estadounidense Barack Obama propuso limitar los riesgos que asumen las entidades financieras, lo que golpeó a los mercados de materias primas.