Colombia se sumó al grupo de países latinoamericanos que bajaron o piensan rebajar su previsión de crecimiento de 2013, entre ellos grandes economías de la región como México y Brasil.

Este jueves, el gobierno colombiano informó, sin explicar los motivos, que prevé que la economía del país crecerá en 2013 un 4,5%, tres décimas de punto menos que lo estimado en enero, aunque una cifra mejor que la de 2012, año en el que repuntó un 4%.

En días pasados, también México -que junto a Chile, Colombia y Perú conforman el prometedor bloque comercial de la Alianza del Pacífico- anunció una revisión a la baja en las cifras para este año; mientras Brasil, la principal economía de la región, planteó que tendrá que hacerlo.

Para el Banco Mundial (BM), que el miércoles redujo levemente sus previsiones globales para 2013 al 2,2%, los más afectados este año en el continente americano serán los países exportadores de materias primas, dado la esperada moderación en los precios.

Sin embargo, esta institución cree que la expansión en América Latina será de 3,3% este año, tras el 3% de 2012, y que economías como la de Argentina y Brasil, que habían sufrido un notable frenazo en 2012, volverán a crecer con tasas estimadas de 3,1% y 2,9% este año.

En ese sentido, en Brasil, que anunció una previsión de crecimiento del 3,5% para 2013, el ministro de Hacienda, Guido Mantega, dijo hace dos semanas que el gobierno tendrá que bajar ese pronóstico, en vistas de los decepcionantes datos del primer trimestre: un aumento del 0,6% frente al 0,9% esperado.

Mantega y economistas privados han atribuido este resultado al estancamiento del consumo interno, la locomotora de Brasil, que tras haber registrado una expansión del 7,5% en 2010, sólo creció el 2,7% en 2011 y el 0,9% en 2012.

México, anunció una reducción de su estimado de crecimiento del 3,5% al 3,1%, revisión que justificó, precisamente, en la desaceleración de la demanda externa.

En el caso de Chile, que hasta ahora no ha variado su cifra oficial, situada en un rango de entre un 4,5% y un 5,5% para el 2013, el mercado y los analistas, que creen que la economía ya ha entrado en un ciclo de desaceleración, apuntan a un próximo recorte.

En Perú, donde se estima un crecimiento del 6,3%, el Banco Central indicó que la proyección podría bajar a 6,1%, cuando se obtengan los datos de junio, debido a la baja del precio de los metales.

En tanto, en Centroamérica, Guatemala redujo en mayo su previsión de crecimiento de 3,9% del Producto Interno Bruto (PIB) proyectado en enero, al 3,5%; Costa Rica la ubicó en 4%, sin modificaciones hasta ahora; y Nicaragua la ubicó en un 4% a 5%, aunque advirtió que puede ceder un 0,4% si hay un "shock" en la economía mundial.

Otras naciones han mantenido su meta de crecimiento, como Venezuela, establecida en 6%, Uruguay (4%), Bolivia (5,5%), Cuba (3,7%) y Panamá (10%), pero los informes de los primeros meses del año, según expertos, pueden llevar a revisiones en algunos de estos países.