Un boicot a inversionistas panameños estarían propiciando empresarios hondureños. La denuncia la formuló el embajador de Panamá en Honduras, Mario Ruiz Dolande, quien llego a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) a consultar el estado en que se encuentra el proceso judicial relacionado.

Se refirió a un grupo de empresas que se asentaron en Choluteca para dedicarse a la producción del rubro del camarón que en la actualidad ofrecen oportunidad de trabajo a decenas de hondureños. Específicamente mencionó que la empresa panameña Farallon Aquaculture estaría siendo afectada a dejar de operar, por presiones de empresarios hondureños. Habría una colusión para dañar esta inversión panameña.

“En los últimos meses se a visto enfrentado a algunos problemas, dado que algunas autoridades junto con personal civil se han puesto de acuerdo para afectarla en cuanto al funcionamiento de esta empresa”, denunció el diplomático. Expuso que esta compañía a interpuesto un amparo, contra resoluciones dictadas por autoridades de Choluteca, para les sea restituido garantías.

Por ello acudió a la CSJ para constatar si el mismo fue resuelto. “Tenemos preocupación de que existe gente que esta a nivel privado estableciendo presiones para lograr que algunos fallos salgan a su favor y afecten a estos destacados empresarios panameños”, denunció.

“Son presiones, de todo tipo, para que los fallos salgan favorables a ellos (empresarios hondureños, que no identifico)”. Remarco tener confianza en la justicia hondureña, ya que percibe honestidad y transparencia en la CSJ. “Tenemos confianza que se tomarán las decisiones mas sabias, que permitirán que este grupo de empresarios panameños se sientan confiados y con la garantía que en Honduras exista seguridad jurídica. Sí dijo tener preocupación con las autoridades locales de Choluteca. Lo que el embajador no espera se provoque lo ocurrido con otros empresarios, que retiren sus inversiones al no existir seguridad jurídica.