Ciudad de Panamá. Standard & Poor's Ratings Services elevó este martes la calificación de Panamá a grado de inversión y señaló que el sólido crecimiento del producto interno bruto, junto con los bajos niveles de déficit fiscal, deberían reducir su carga de deuda.

El ministro de Economía y Finanzas de Panamá, Alberto Vallarino, dijo el mes pasado que el gobierno terminaría el año cerca del equilibrio fiscal o con un déficit muy pequeño. Pese a que el país tuvo el año pasado un déficit igual a alrededor del 1% del PIB, debido a la crisis financiera mundial, los dos años anteriores terminaron con superávits fiscales. Este martes, S&P señaló que prevé un déficit del 1,4% para 2010.

En tanto, la agencia calificadora de riesgo explicó que basó la mejora en las perspectivas de un déficit moderado y en las expectativas de crecimiento económico. La firma proyecta un crecimiento promedio del PIB del 5% para los próximos cinco años. A medida que ambas fuerzas trabajan en conjunto, S&P estima que la deuda neta general del Gobierno, que fue del 27% del PIB en 2009, disminuirá gradualmente hacia un 20% en 2015.

También señaló que la actual ampliación del Canal de Panamá y un sector de servicios en expansión fomenta el papel del país como centro para el comercio, finanzas y transportes, lo que respaldará el crecimiento económico. S&P destacó además las recién implementadas reformas tributarias y mejoras a la eficiencia en la administración y recaudación de impuestos.

S&P elevó la calificación de Panamá en un escaño a BBB-, la calificación más baja dentro del grado de inversión. Las perspectivas para la calificación son estables, debido a que S&P's cree que la economía panameña "crecerá con prudencia".

Fitch Ratings elevó a Panamá al grado de inversión en marzo y Moody's Investors Service preparó el camino para esa mejora en febrero. S&P elevó su perspectiva para el país a positiva en noviembre.