Las alzas registradas en los precios de las naftas, carne y los bienes importados finalmente influyeron en un aumento del 0,5% en el nivel de precios de la canasta familiar del último mes.

Este resultado expone una leve tendencia al alza en el segundo semestre de 2013, luego de que el índice se mantuviera prácticamente invariable en la primera mitad del año.

Sin embargo, la inflación acumulada entre enero y julio fue de 1,2% contra un 2,9% del mismo período del año anterior, mientras que el índice interanual a julio fue de 2,2% contra un 4,0% de julio del 2012.

El Banco Central dijo que en el ajuste influyó el precio de ciertos alimentos como la carne vacuna, a medida que crece la demanda del recién habilitado mercado chileno, y de los lácteos, cuya producción se redujo por motivos estacionales.

Según el reporte del BCP, el Índice de Precios del Consumidor (IPC) registró variación en 46% de sus productos.

A esto se sumó un incremento en el precio de las naftas en julio y de los bienes importados de la canasta, por una leve depreciación de la moneda local, el guaraní, frente al dólar.

Caber recordar que las naftas verificaron aumentos de G. 300 por litro a comienzos de julio, a lo que se sumó días después el reajuste que aplicó el Gobierno de G. 300 a los precios del gasoíl premium, además de las naftas de 85 octanos y 95 octanos.

Alzas en alimentos. Según explicaron los técnicos del BCP, la principal incidencia en el grupo de los alimentos correspondió a la carne vacuna, que obedece a una reducción del ritmo de faena, produciendo una menor oferta de cortes vacunos en el mercado doméstico. Por otro lado, la eliminación de las restricciones para exportar carne al Brasil, la reapertura del mercado chileno y actualmente las condiciones para exportar a la Unión Europea, mantienen al alza las expectativas con respecto a los precios de la carne vacuna para la segunda parte del año, explicó Miguel Mora, director de Cuentas Nacionales del Banco Central.

Aunque la tendencia de la inflación parece tomar un nuevo rumbo para este semestre, el ente monetario estima llegar cómodamente a su meta del 5% para finales de año.