Atenas. El parlamento griego aprobó tarde este jueves el largamente esperado nuevo código tributario del gobierno socialista, cuyo objetivo es aumentar los ingresos gubernamentales para reducir los déficits excesivos, evitar la evasión tributaria y cumplir con las obligaciones del país en virtud del plan de crecimiento y estabilización de tres años aprobados por la Unión Europea.

El Parlamento aprobó la medida de acuerdo a líneas partidistas, donde el Gobierno socialista tiene una cómoda mayoría de 160 escaños de un total de 300 y con cuatro partidos de oposición que controlan el resto de los votos.

El viceministro de Finanzas de Grecia, Filippos Sahinidis, señaló sobre el proyecto: "Esta es una legislación importante que enfrenta el importante problema de la evasión de impuestos y otros problemas crónicos de ingresos tributarios".

El Primer ministro, George Papandreou, indicó recientemente: "Todos sabemos que la base de ingresos es parte de nuestros problemas fiscales".

Deliberaciones sobre provisiones específicas y fuertes desacuerdos causaron varias enmiendas y demoras. La nueva legislación intenta ampliar la base tributaria al rechazar el trato preferencial de algunos sectores industriales y profesiones, como choferes de taxi y abogados.

También impone criterios objetivos para activos y gastos de todos los contribuyentes en un intento por recuperar parte de lo que algunos economistas locales estiman es una pérdida de 15.000 millones de euros anuales en ingresos y evasión de impuestos. Sólo eso reduciría casi a la mitad el déficit presupuestario de la atribulada nación mediterránea.