El gobierno peruano anunció que destinará 600 millones de soles (unos US$214 millones) del presupuesto público para aumentar los sueldos de miles de médicos en huelga y poner fin a la crisis sanitaria en el país.

El presidente del Consejo de Ministros, Juan Jiménez, declaró en una rueda de prensa que atender la demanda salarial de los médicos del ministerio de Salud y del seguro social requiere un esfuerzo importante de 600 millones de soles (unos US$211,7 millones) del presupuesto nacional.

Alrededor de 9.000 médicos del seguro social (Essalud) acatan un paro de 48 horas y sólo hay atención en los servicios de emergencia de los hospitales a nivel nacional.

La paralización de este gremio se unió a la huelga indefinida que siguen unos 15.000 médicos del ministerio de salud, que llegaron a los 23 días de paro.

"El Gobierno va a invertir en este reajuste y reestructuración remunerativa, pero necesitamos que los médicos pongan lo suyo, es un momento delicado y queremos que los médicos también asuman el compromiso", indicó el primer ministro.

Jiménez informó también que el Gobierno promulgará la ley de delegación de facultades legislativas para temas de salud y poner en marcha una reforma en ese sector.

Por su parte, el gerente general del seguro social Essalud, Ramón Huapaya, declaró a la prensa que el aumento de 25 % en el sueldo exigido por los médicos de ese servicio afectará la atención a los asegurados.

Huapaya indicó que el 60 % del presupuesto de Essalud se destina al pago de remuneraciones y que el resto es utilizado para la compra de medicamentos, equipos, construcción y modernización de infraestructura.