Nueva York. La crisis de la deuda europea puede beneficiar a los países emergentes en el largo plazo, porque los inversionistas se fijarán en la mejoría de los fundamentos de las economías en desarrollo, dijo este viernes un gestor de fondos de Pacific Investment Management Co.

Pimco, el mayor administrador de fondos de bonos, ve una expansión de los mercados locales de deuda de los países emergentes en los años venideros.

Estos ofrecerán una alternativa atractiva para quienes están preocupados por los crecientes problemas de deuda en el mundo desarrollado.

"Los problemas de Grecia están sacando a la luz el asunto más extendido de los altos niveles de deuda gubernamental en los países industrializados", dijo Ramin Toloui, gestor de cartera de mercados emergentes de Pimco, en el Foro de Reuters sobre Inversión en América Latina.

"Eso, en algún aspecto, es benéfico para los activos de mercados emergentes como clase, porque alienta la recolocación de las grandes participaciones de los inversionistas en bonos de países industrializados hacia mercados emergentes", dijo Toloui el jueves.

En el corto plazo, sin embargo, la volatilidad asediará a los precios de los activos en general, advirtió el ejecutivo.

"La incorporación a precios del riesgo en los mercados emergentes no puede ignorar la incorporación a precios del riesgo en otros mercados de crédito", añadió.

Toloui espera que los diferenciales de rendimientos se amplíen en el corto plazo, especialmente tras la fuerte corriente alcista del próximo año.

Pese a la reciente volatilidad de los precios de los bonos, una incipiente tendencia a la diversificación en mercados emergentes ya puede observarse, dijo Toloui, quien mencionó recientes récords de flujos a activos de esa clase.

Los inversores han vertido más de US$5.000 millones en los fondos de bonos de mercados emergentes, según cifras de seguimientos de fondos de EPFR Global.