Londres. El cobre subía este martes, repuntando desde las pérdidas del día anterior, luego de que una réplica en Chile agitó los temores sobre el abastecimiento del principal productor mundial del metal.

Los inversores estaban preocupados por la provisión, después de que una réplica de magnitud 6,7 remeció la costa de Chile la noche de este lunes, al tiempo que el abastecimiento de energía continuaba siendo frágil después del enorme terremoto que sufrió el país a fines de febrero.

El cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) se negociaba a US$7.390 la tonelada a las 1124 GMT desde US$7.310 al cierre este lunes.

"Hay persistentes temores sobre si habrá más interrupciones en Chile. Cualquier situación que suceda allá es seguida de cerca", dijo el analista de metales Stephen Briggs de RBS.

"El mercado está preocupado de que los apagones de energía puedan repetirse, y si sigue habiendo, inevitablemente van a tener algún tipo de efecto", agregó.

Pero Briggs aseguró que las ganancias eran mayormente por un rebote técnico tras las pérdidas de la sesión previa.

El metal usado en energía y construcción, a la baja en 0,3% en lo que va del año, cayó el lunes debido a que los inversores temían que el mayor consumidor mundial, China, no mantenga sus fuertes compras que ayudaron al cobre a subir 140% el año pasado.

Los inversores temen que China esté encaminada a un ajuste de política monetaria para enfriar las presiones inflacionarias creadas por su pujante economía, y creen que esto podría entonces afectar la demanda.

Dando soporte al mercado, un dólar más débil hacía que los metales básicos cotizados en el billete verde fueran más baratos para los tenedores de otras monedas.

Apuntalando el cuadro de la demanda, los inventarios de cobre bajaron en 3.150 toneladas a 528.050 toneladas el lunes.

En otros metales industriales, el aluminio operaba a US$2.246,50 desde US$2.227.

El zinc estaba a US$2.306 desde US$2.279,5 y el plomo operaba a US$2.224 desde US$2.203. El estaño cambiaba de manos a US$17.651 desde US$17.410 y el níquel a US$21.898 desde US$21.500.