Londres. Los futuros del cobre subían al máximo en más de cinco semanas este lunes después de que el enorme sismo en Chile, el principal productor mundial, afectó al suministro, ante temores de que nuevas perturbaciones en el abastecimiento puedan impulsar al metal a su récord de 2010.

El cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) subía 4,5% a US$7.515 s la tonelada a las 08.49 GMT desde US$7.195 al cierre de este viernes. Más temprano llegó a un techo de US$7.600, récord desde el 20 de enero.

"El impacto real todavía no es fácil de evaluar, y las próximas reacciones (del mercado) dependerán del daño real a mediano y largo plazo en la producción", dijo un analista de Commerzbank, Eugen Weinberg.

"En cualquier caso, suma un factor de riesgo adicional para la producción de cobre y, por lo tanto, debería resultar en algún 'riego de sismos' sostenible y alguna prima de riesgo para el cobre en adelante", agregó.

El sismo de este sábado, de magnitud 8,8, y los tsunamis que le siguieron mataron a más de 700 personas en Chile, destruyeron cientos de miles de casas, destrozaron también carreteras y puentes y asestaron un duro golpe a una de las economías más estables de Latinoamérica.

Hasta un quinto de la capacidad de las minas de cobre de Chile fue suspendida inicialmente, estimada en alrededor de 4,5 millones de toneladas en concentrados a nivel anual, pero las principales minas lentamente reanudaron las operaciones el domingo pese al limitado suministro de energía.

"Si bien parece que una modesta proporción de la producción ha sido suspendida, el impacto principal podría provenir de la alteración del suministro de las minas y de la alteración del suministro de energía a las minas", dijo un analista de Citi, David Thurtell.

Muchas de las minas más distantes dependen del diésel para hacer funcionar los generadores y producir electricidad, y la perturbación en el abastecimiento podría tener consecuencias para la producción del metal