Washington. Los precios al productor de Estados Unidos cayeron con más fuerza de lo esperado en febrero y anotaron la mayor baja en siete meses, al desplomarse los costos de la energía, mostró un informe del gobierno que apunta a tibias presiones inflacionarias.

El Departamento de Trabajo dijo que el índice ajustado estacionalmente de precios pagados por los productores a las puertas de fábricas y granjas de Estados Unidos bajó 0,6% en febrero, el mayor declive desde julio, tras un alza de 1,4% en enero.

Los economistas consultados por Reuters esperaban que el índice mostrara una baja de 0,2% en febrero.

Sin alimentos y energía, los precios al productor subieron 0,1%, desde un alza de 0,3% en enero. Para esta categoría, los analistas esperaban un aumento de 0,1%.