La presidenta argentina, Cristina Fernández, pidió el apoyo de los partidos de la oposición para sacar adelante el Presupuesto para el 2014, que se debatirá el próximo miércoles en la Cámara de Diputados.

"Quiero pedirles a los hombres y mujeres que son de otros partidos, que cuando discutamos en el Congreso el presupuesto nacional nos apoyen", señaló Fernández en un acto celebrado este viernes en la localidad bonaerense de Ezeiza.

La mandataria remarcó que la pauta presupuestaria, "no es de la presidenta", sino de "todos los argentinos".

"Nosotros ponemos los recursos y otros que pongan la voluntad para construir todos juntos una Argentina mejor", dijo.

Los principales grupos opositores, como la Unión Cívica Radical (UCR) o Propuesta Republicana (Pro), calificaron esta semana la pauta presupuestaria de "poco rigurosa" y aseguraron que está basada en "datos variables y falsos", por lo que no apoyarán su aprobación.

Según el Presupuesto 2014, el Gobierno argentino prevé para el año próximo una expansión del producto interior bruto (PIB) del 6,2% y una inflación del 10,4% anual.

La pauta presupuestaria fija además un tipo de cambio oficial promedio de 6,33 pesos por dólar estadounidense con un superávit fiscal primario (antes del pago de deudas) por el equivalente al 2,59% del PIB, por 83.889,3 millones de pesos (US$14.614,8 millones).

El resultado financiero sería, en tanto, positivo en 3.579,1 millones de pesos (US$624,6 millones), equivalente a 0,11 % del PIB.

Los recursos totales del presupuesto de 2014 rondan 931.164,3 millones de pesos (US$162.506,8 millones), con ingresos tributarios por 821.207,8 millones de pesos (US$143.317,2 millones).

En tanto, los gastos totales presupuestados ascienden a 927.585,2 millones de pesos (US$161.882,2 millones).

Por otra parte, el proyecto de Presupuesto 2014 calcula que las exportaciones llegarán a US$94.034 millones, con un alza interanual de 9,7%, y que las importaciones crecerán 8,6 %, hasta US$83.910 millones.

De acuerdo con estas previsiones, Argentina obtendría el año próximo un superávit comercial de US$10.124 millones frente a los 10.556 millones que se esperan para este año.

Para el año próximo, Argentina necesitará 80.310 millones de pesos (unos US$14.000 millones) para hacer frente a compromisos de pago de intereses de la deuda pública.