Washington. El presidente de Guatemala, Alvaro Colom, dijo este jueves que una polémica reforma fiscal podría ser aprobada por el Congreso a finales de marzo, pero que algunas partes del plan podrían ser revisadas para ganar apoyo.

Colom, un centroizquierdista, ha propuesto aumentar los impuestos a los ingresos y crear un nuevo tributo para el uso de teléfonos celulares.

"Creo que se está moviendo en la dirección correcta y a la velocidad adecuada", dijo Colom a través de un intérprete en una entrevista durante una visita a Washington.

"Yo diría que (la aprobación) podría tardar hasta finales de marzo", comentó.

Guatemala, que sufre altas tasas de pobreza y criminalidad, tiene una de las más bajas recaudaciones de impuestos en América Latina. Los ingresos fiscales cayeron 4,9% en 2009, debido a la recesión económica.

El año pasado, la agencia Standard & Poor's bajó el panorama para la deuda de Guatemala en moneda local, que califica en "BB+", a "estable" desde "positivo", argumentando debilidad en el crecimiento económico y en la recaudación del país centroamericano productor de café, textiles y azúcar.

Colom dijo que el propuesto impuesto a la telefonía móvil podría ser desechado pues existen otros medios para recaudar fondos de la industria.

"Creo que el impuesto a la telefonía celular podría cambiar debido a que hemos encontrado dos o tres maneras más eficientes de recaudar fondos", dijo el mandatario sin dar más detalles.

El plan de Colom, presentado al Congreso en noviembre pero que aún no se ha debatido de manera formal, considera aumentar el impuesto sobre la renta al 6% desde el actual 5%, así como imponer mayores tributos a las compañías.

Pese a las débiles finanzas del país, el plan ha sido blanco de críticas de la oposición y Colom, cuyo partido político no tiene mayoría en el Congreso, se vio obligado a postergar su meta original de ver su proyecto aprobado a finales del 2009.

Colom reconoció que sus propuestas fiscales han encontrado una dura oposición, pero dijo que conversaciones recientes con líderes opositores le hacen sentir optimista de que se está construyendo un consenso.

"La mayoría de los líderes políticos cree que el porcentaje de tributación en Guatemala es demasiado bajo", señaló.

Un intento anterior de Colom para la aprobación de reformas fracasó en agosto, en medio de las críticas de compañías que se oponían a mayores impuestos.

Colom asumió la presidencia en enero del 2008 prometiendo reducir la pobreza y combatir el narcotráfico y la criminalidad.

Pero la violencia ha escalado, con más de 6.000 asesinados al año, en un país de 13 millones de habitantes.

Colom dijo que incrementar los ingresos del gobierno es fundamental para lograr sus objetivos de mejorar el sistema judicial, aumentar los servicios de salud y educación e invertir en la agricultura rural.

"Hemos hecho cambios sustanciales. Ahí están los números del año pasado. Es la única manera de combatir la desigualdad. Cualquier otra manera provocará confrontación", señaló.