El Instituto Nacional de Estadística y Censos dará a conocer el próximo viernes la evolución del nivel de actividad económica en Argentina durante el primer semestre del año, que rondará el 5%, por la mayor producción de autos, de soja y una recuperación del sector de la construcción.

La mejora fue anticipada hace un par de semanas por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner durante la celebración del aniversario 159 de la Bolsa de Comercio, y fue ratificado el jueves pasado por el secretario de Finanzas de la Nación, Adrián Cosentino.

"En el primer semestre la economía creció casi el 5%, con buena dinámica en sectores de altos efectos multiplicativos, como es el caso de la producción récord en el sector automotor", dijo Consentino al participar de un encuentro organizado por la Asociación de Aseguradores de Vida y Retiro de la República Argentina (AVIRA).

"Los indicadores auspiciosos de la actividad que vienen apareciendo nos hacen esperar un buen nivel de crecimiento para este año, con sostenibilidad e inclusión social", agregó el funcionario.

Por sectores, el Indec dio cuenta el mes pasado que la producción industrial creció durante el primer semestre del año, 1,5% en comparación con enero-junio del 2012, merced al impulso de la industria automotriz.

El sector automotor, impulsado tanto por las exportaciones como por el mercado local, mostró durante junio un crecimiento interanual de 19,8%, por lo que el primer semestre cerró con un incremento de 19,2%.

En tanto la producción de acero crudo no termina de despegar y cayó en términos interanuales 9,9% durante junio, y acumuló una baja de 13,1% en el primer semestre del año.

Algo similar ocurrió con la industria metalmecánica, excluida la automotriz, que si bien subió en términos interanuales 8,7% durante junio, acumuló una merma de 2,1% en lo que va del año.

Los restantes rubros mostraron comportamientos diversos. Así, la refinación de petróleo cayó 2% durante junio en relación con igual mes del año pasado, y profundizó la caída al 1,2% acumulada en el semestre.

También la industria alimenticia mostró un comportamiento disímil según sus componentes. Si bien en general, en lo que va del semestre, acumuló una merma del 1,6%, se anotaron subas en la refinación de Azúcar con el 6,6% y en la elaboración de Carnes Blancas de 0,2%, contra bajas del 7,9% en Lácteos y 1,5% en Carnes Rojas.

En tanto, la cosecha de soja terminó con una producción en torno de las 49,5 millones de toneladas, casi 25% más que la de la campaña anterior cuando se recolectaron unas 40 millones, según coinciden informes oficiales y privados.

La construcción, que había retrocedido más de 3,2% durante el año pasado, creció durante el primer semestre del año 2,8%, si bien las perspectivas de crecimiento del sector hasta septiembre son discretas, destacó el informe del INDEC.

En medio de este panorama, el intercambio comercial cerró el primer semestre del año con un superávit de US$4.954 millones, por debajo de la ganancia de 6.652 millones de enero-junio del año pasado, debido al incremento en la compra de combustible.

En el semestre las importaciones acumularon un aumento de 11% para quedar en US$35.967 millones, mientras que las ventas al exterior avanzaron 5% para quedar en 40.921 millones.

El incremento de las compras al exterior estuvo vinculado con la suba del 23% en la adquisición de combustibles y lubricantes, que llegó a los US$6.120 millones.

El INDEC explicó que las cantidades compradas de combustibles aumentaron 29%, pero si el alza no fue mayor se debió a que los precios estuvieron 5% por debajo de los del año pasado.

También entre enero y junio las ventas al exterior de Productos Primarios aumentaron 20%, producto de una suba del 14% en los precios y del 6% en las cantidades, para superar los US$11.300 millones.