Madrid. El primer ministro de Grecia, George Papandreou, descartó la opción de una cesación de pagos o una reestructuración de la deuda pública de su país, de acuerdo a una entrevista publicada este domingo por un diario español.

"No tenemos necesidad de suspender pagos ni de llevar a cabo una reestructuración", dijo Papandreou a El País. "Hemos optado por no hacerlo. Hemos optado por devolver los préstamos que hemos solicitado", indicó.

Cuando se le consultó, Papandreou dijo que no creía que su Gobierno llegara a un punto más allá del cual no pudiera pedir a los ciudadanos que se apretaran más el cinturón para convencer a los mercados de que sus finanzas estaban en orden.

"Eso es lo que hemos decidido. Y esa es la razón por la que tenemos este programa de medidas de la Unión Europea", afirmó.

Los Gobiernos de la UE están tratando de recuperar la confianza de inversores tras meses de confusión que han puesto por las nubes el precio de la deuda pública, llevado a un plan de rescate de 110.000 millones de euros y al establecimiento de una red de seguridad financiera de US$1 billón para estabilizar al euro e impedir el riesgo de contagio.

Lenta reacción de la UE. Papandreou dijo que pensaba que los Gobiernos de la UE habían sido lentos en actuar para prevenir la expansión de la crisis griega a los otros 16 países miembros de la eurozona.

"La UE tardó tiempo en darse cuenta de que el ataque los especuladores contra Grecia era sólo un escalón antes del ataque a otros países y de amenazar incluso la estabilidad de la zona euro", indicó.

La crisis de deuda ha provocado una gran inestabilidad en el euro y planteado demandas a Estados de la UE para que trabajen mucho más duro para coordinar sus políticas económicas y revisar sus finanzas.