Río de Janeiro, EFE. La producción de la industria brasileña permaneció estancada en agosto pasado con respecto a julio tras haber sufrido una caída del 2,4% el mes inmediatamente anterior, informó el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE).

En la comparación con el mismo mes de 2012, la producción de las fábricas brasileñas se redujo un 1,2%, resultado que puso fin a cuatro meses consecutivos de crecimiento en esta comparación.

El resultado negativo de los dos últimos meses limitó al 1,6% el crecimiento de la producción industrial brasileña acumulada en los ocho primeros meses del año en la comparación con el mismo período de 2012 y al 0,7% la expansión acumulada en los últimos doce meses hasta agosto.

Según analistas, el bajo crecimiento de la industria brasileña este año es resultado de la caída de la confianza de los empresarios en la economía del país, de la decisión del Gobierno de elevar las tasas de interés para frenar la inflación y de la reducción del consumo y del crédito interno.

Las fábricas, que acumularon en el primer semestre elevados inventarios según admiten los empresarios, también paralizaron la producción por la decisión del gobierno de suspender algunos incentivos que había anunciado el año pasado para impulsar el sector ante la crisis internacional, como las reducción de impuestos que había otorgado para productos como electrodomésticos.

Según un informe divulgado el lunes por el Banco Central, la economía brasileña crecerá este año un 2,5% y no el 2,7% esperado hace tres meses en parte por la industria.

De acuerdo con el organismo emisor, mientras que la producción del sector agropecuario se expandirá un 10,5% en 2013, frente al 8,4 % calculado en junio, la industria tan sólo crecerá un 1,1%, por debajo del 1,2% previsto hace tres meses.

El resultado, sin embargo, supone una recuperación ya que la producción de las fábricas sufrió una caída del 2,6% en 2012 en comparación con el año inmediatamente anterior.

Pese a que la producción industrial no creció entre julio y agosto, 15 de los 27 sectores analizados registraron un mejor desempeño.

La producción de alimentos industrializados creció un 2,5% y fue la de mejor resultado junto con la de vehículos automotores (+1,7%), máquinas y equipos (+1,2%), vestuario y accesorios (+7,2%), edición e impresión (+2,1%) y metalurgia básica (+1,0%).

En contrapartida la producción de la industria farmacéutica se redujo en un 5,6%, así como la de bebidas (-3,1%), otros equipos de transporte (-3,7%), perfumería y productos de limpieza (-5,1%) y tabaco (-7,7%).