Este martes el presidente Sebastián Piñera promulgó la reforma tributaria, remarcando que esta incentivará aún más la inversión, algo “fundamental en tiempos de incertidumbre”.

Esta reforma fue aprobada en el Congreso en enero.

Gran parte de los lineamientos del proyecto original están recogidos en el proyecto de ley que ya entró en vigencia ayer lunes, con su respectiva publicación en el Diario Oficial.

La ley aspira a elevar la recaudación fiscal a los US$2.200 millones con exenciones para las rentas bajas y rebajas de un 50% para quienes obtengan mayores ingresos.

Piñera sostuvo que los principales componentes de esta modernización tributaria son “el crecimiento económico, la inversión, la capacidad de innovar y emprender, porque ahora tenemos un sistema tributario que es mucho más pro inversión, innovación y emprendimiento que el de antes”.

El jefe de Estado expresó que lo anterior, además, “se traducirá en más empleo, mejores salarios”. Asimismo, dijo que será un alivio y estimulo para las micro, pequeñas y medianas empresas; adultos mayores y regiones.

“Chile necesita hoy más que nunca mantener el espíritu de diálogo, tenemos desafíos grandes (…), nunca me voy a cansar de llamar a ese diálogo”, indicó.

Seguidamente, el Presidente comentó que esta reforma pide mayor esfuerzo a los sectores de mayores ingresos y que otorgará claros estímulos a la inversión, algo que “es fundamental para los tiempos de incertidumbre”.

“El crecimiento económico crea empleos y mejora los salarios, genera oportunidades para los emprendedores (…) y aporta recursos para financiar el gasto público”, comentó, detallando que gran parte de ese gasto público es un gasto social.

Mayor recaudación. La ley aspira a elevar la recaudación fiscal a los US$2.200 millones con exenciones para las rentas bajas y rebajas de un 50% para quienes obtengan mayores ingresos.

Además, crea un nuevo régimen para las PYMES que simplifica el cumplimiento tributario y facilita el acceso a financiación. La intención del Gobierno es que beneficie a más de un millón de pequeñas y medianas empresas.

En cuanto a las grandes empresas, simplifica igualmente el régimen tributario con un único sistema que contempla una tasa del 27%.

La ley de modernización tributaria se enmarca en la "agenda social" que el Gobierno de Piñera prometió impulsar en respuesta a las protestas que estallaron el pasado mes de octubre por la desigualdad social y que han propiciado un proceso constituyente.

En este contexto, Piñera ha reivindicado que "Chile necesita hoy más que nunca mantener vivo este espíritu de diálogo, colaboración y acuerdos". "Los desafíos que tenemos son demasiado grandes para caer en pequeñas diferencias", ha declarado.

* Con información de Biobio.cl y Europa Press.