El vicepresidente del Consejo Directivo Central (Codicen) Óscar Gómez propone utilizar las reservas financieras del Estado para otorgar a los docentes un incremento salarial en la próxima rendición de cuentas.

Gómez manifestó a El País que esta es una propuesta que desde hace meses viene planteando a los legisladores oficialistas.

Según sus cálculos, para otorgar un aumento de $1.000 (unos US$47) a todos los docentes, incluidos los de la Universidad se debería utilizar el 0,25% de los U$S14.500 de las reservas. Esto tendría un costo de U$S42 millones por año para las arcas estatales.

El segundo del Codicen recalcó que el Estado uruguayo paga todos los años U$S700 millones por año a la banca internacional para “mantener esa plata en el exterior”.
“Decir que tenemos el 100% de las reservas o el 99,75% es lo mismo y si ayuda a encontrar una salida digna a estos problemas”, vale la pena. “Un gasto así es insignificante” para la estabilidad macroeconómica, indicó.

Gómez entiende que esta no sería la fórmula para alcanzar la “paz sindical”, ya que los docentes reclaman un aumento mayor, que les permita llegar a la media canasta básica ($25.000), cuando hoy recién ingresados al sistema ganan $12.000 por 20 horas semanales.

Sin embargo, el jerarca objeta que este aumento permitirá “profesionalizar a los docentes”. "La partida tendría como hipótesis de destino principal pagar cursos o libros para el docente y comprar indumentaria para el trabajo en el caso de los funcionarios de servicio", explicó. "Es indirectamente un incremento salarial que estimula la profesionalización", afirmó.