Washington. La Reserva Federal ganaría nuevos poderes sobre las firmas financieras no bancarias y mantendría gran parte de su autoridad sobre los bancos bajo un nuevo proyecto de ley que será revelado este lunes por el autor de la reforma financiera en el Senado de Estados Unidos.

En un giro en favor del banco central luego de meses de críticas públicas, el presidente de la Comisión de Banca del Senado, el demócrata Christopher Dodd, se mostró proclive a presentar una ley que se apoya firmemente en la Fed para corregir el sistema financiero de Estados Unidos, dijeron fuentes el domingo.

No sólo habría un organismo gubernamental que proteja a los consumidores financieros dentro de la Fed, sino que ésta retendría además gran parte de su autoridad actual sobre las grandes firmas de holdings bancarios y ganaría nuevos poderes sobre compañías financieras no bancarias seleccionadas.

Fuentes dijeron que la Fed también continuaría supervisando a los bancos más pequeños que están ahora dentro de su sistema, un cambio respecto a una propuesta previa que los habría transferido a la supervisión de la Corporación Federal de Seguros de Depósitos.

Los planes aún podrían cambiar, dijeron fuentes, cuando faltan semanas antes de que el Congreso culmine su extenso debate sobre reforma normativa, luego de que la peor crisis del sistema financiero de Estados Unidos llevó a la economía a la recesión y golpeó a los mercados de todo el mundo.

La campaña de reforma podría fracasar en el Senado debido a que los republicanos y los cabilderos de los bancos luchan por bloquear o debilitar las nuevas normas. Eso podría dañar a los demócratas y al presidente Barack Obama, quienes se aproximan a las elecciones de noviembre con pocos logros.

Pero la presentación del proyecto de Dodds el lunes llevará al Senado más cerca de una votación decisiva.

En una entrevista, Dodd, un demócrata, dijo a Reuters que presentaría su proyecto en una conferencia de prensa prevista para las 1800 GMT y que rechazó una solicitud de sus colegas republicanos en la comisión, quienes le enviaron una carta el viernes pidiendo más tiempo para estudiar el tema.

Dijo que sus demandas eran "terriblemente inocentes". Luego de meses de debate, dijo Dodd a Reuters, el camino de la reforma financiera sigue siendo difícil, pero es navegable.

"Si quieren trabajar conmigo (...) podemos hacerlo. Si no, pueden irse, demorarlo o decir que no deberíamos reunirnos. Pero si estás interesado en lograr una ley, la puerta está abierta", declaró Dodd.

El hacer más rígida la supervisión de los bancos y los mercados de capitales es una prioridad de Obama. Pero luego de casi dos años desde el colapso del ex gigante de Wall Street Bearn Stearns, seguido por la caída de Lehman Brothers, ha habido pocos cambios en las normas.