El saldo de la deuda flotante que heredará el gobierno del presidente Porfirio Lobo superará los 4.000 millones de lempiras (US$192,9 millones), estimaron autoridades de la secretaría de Finanzas de Honduras. 

La información fue brindada por el tesorero general de la República, Luis Felipe García, quien expresó que se garantiza el pago del suministro eléctrico a los generadores de energía eléctrica, a los proveedores y consultores del Estado, en el marco de una reunión sostenida con banqueros y funcionarios vinculados a la administración de un fideicomiso para adquirir medicamentos.

“La deuda flotante se redujo en este año de un total de 12.000 millones de lempiras (US$578,9 millones) a 4.000 millones, lo cual es razonable por los gastos que faltan hacer”, indicó el funcionario.

De manera reciente, el Foro Social de la Deuda Externa de Honduras (Fosdeh) ha recomendado al gobierno aplicar una política de reducción del gasto público ante una merma en la recaudación de los ingresos corrientes.

Térmicos. El tesorero general indicó que el tema de la mora con los generadores térmicos es atendido de manera directa por el secretario de Finanzas, Wilfredo Cerrato, y se garantiza el suministro eléctrico a la población.

“Los pagos se realizan a los proveedores en un plazo comprendido entre los 60 y 100 días. A la fecha se han cancelado más de 1.600 millones de lempiras por concepto de la compra de los proveedores de medicamentos, otros insumos y alimentos durante el transcurso del año”, dijo.

Descartó que el gobierno carezca de fondos para honrar compromisos básicos. Se les canceló en lo que va del año unos 1.200 millones de lempiras (unos US$57,8 millones) al sector constructor y en esta semana se transfirieron entre 600 (US$28,9 millones) y 1.320 millones de lempiras (US$63,6 millones) para el pago de salarios a los empleados públicos.

García estimó que a los consultores se les debe unos 200 millones de lempiras (US$9,6 milllones) y entre 150 y 200 millones a los diversos proveedores del Estado.

“La deuda pública, también, es una parte importante de la erogación del Estado y se cumple al día con este compromiso”, expresó. Por otra parte, dijo que aún no han precisado la fuente para obtener los recursos con los cuales pagarán sueldos y salarios a la recién creada Policía Militar.

Dijo que afecta la caída de los ingresos, pero que se dispone de los recursos para cancelar salarios y el gasto se deberá adecuar a los ingresos.

Sistema financiero. El banquero Benancio Bueso expresó que las presentes deudas del Estado es uno de los grandes problemas que heredarán al próximo gobierno y que deberá enfrentar con una reducción del gasto público porque le quita capacidad de inversión, se deberá mejorar la recaudación. Se debe buscar readecuar la deuda al aumentar los plazos de pago y reducir la tasa de interés.

“Si un proveedor del Estado sacó un crédito con un banco y aún no recibió un pago del gobierno es muy posible que se le dificultará cancelar el crédito, por lo tanto se elevará la mora. Tenemos que ser comprensivos con estos proveedores que le cumplieron al Estado pero que no les han pagado”, dijo.

Recordó que los empresarios térmicos acudieron a la banca para iniciar la instalación de las plantas generadoras, pero ahora están en el repago de esa inversión al sistema financiero.

Por otra parte, dijo que muchos productores han caído en mora por la caída del precio del café, que pasó de US$260 a US$125 por quintal y por los efectos causados por la roya.

Fue del parecer que la anunciada visita del FMI al país no será para negociar un acuerdo y que se limitarán a revisar las cifras macroeconómicas y fiscales del gobierno.

Obligación. La presidenta de la Comisión de Bancos y Seguros (CNBS), Vilma Morales, expresó que es difícil que exista una cantidad representativa de recursos que puedan deberse. 

En el caso de que así fuera, Finanzas honrará los compromisos con los proveedores, dijo en respuesta a las dificultades de pago que tenga el gobierno con los proveedores. De manera reciente, representantes del sector financiero del país han solicitado al Congreso Nacional que no emita leyes que pongan en riesgo la estabilidad financiera y la solidez del sistema bancario.