Santiago. La economía de Chile crecería un poco más de 5% en 2010, tras la recesión del año pasado por la crisis global, estimó este viernes Felipe Larraín, el próximo ministro de Hacienda del país.

Larraín, quien previamente había anticipado una expansión del Producto Interno Bruto (PIB) cercana a 5% este año, dijo a Reuters en inglés que aunque no esperaba una nueva crisis global, Chile podría enfrentar algunos choques externos.

El crecimiento este año "podría ser un poco más (de 5%)", dijo en una entrevista Larraín, quien asumirá su cargo el 11 de marzo junto al gabinete del presidente electo Sebastián Piñera.

"No tendremos otra crisis pero puede haber shocks", agregó Larraín, citando las recientes preocupaciones globales sobre la deuda soberana de algunos países de Europa.

Piñera ha dicho que buscará que la economía crezca a un promedio de 6% anual y ha prometido la creación de 1 millón de empleos durante su mandato de cuatro años, aunque los críticos dicen que su plan depende muy fuertemente de un rápido aumento de la inversión privada y de una recuperación sostenida desde la crisis.

Larraín, que se hará cargo de una economía de US$170.000 millones, quiere alentar el crecimiento y la creación de empleo atrayendo la inversión privada con facilidades tributarias y subsidios.

La proyección del próximo ministro de Hacienda, un economista que sucederá al actual titular, Andrés Velasco, está en línea con el pronóstico del autónomo Banco Central, que ha calculado un crecimiento del PIB de entre 4,5% a 5,5% en 2010.

El Banco Central ha anticipado una contracción del PIB de 1,9% en 2009, en la primera recesión en el país en una década debido a los efectos de la crisis global.