La recaudación tributaria brasileña sumó en el primer semestre 543.980 millones de reales (US$245.036 millones), un alza de 0,49% ante el mismo período del año pasado y récord histórico, informó este lunes la Receta Federal.

Según los especialistas, el resultado récord está vinculado a factores extraordinarios, como el cobro de valores por liquidaciones judiciales.

La Receta informó al mismo tiempo que los cortes de tributos implementados por el gobierno como estímulo para la producción y el consumo resultaron en cerca de 35.000 millones de reales (US$15.785 millones) que dejaron de ingresar en los cofres públicos.

En junio, la recaudación sumó 85.600 millones de reales (US$38.558 millones), caída de 1% ante el mismo mes del año pasado, apuntando una tendencia de caída en función del menor crecimiento económico.

Sin un aumento sólido de los ingresos fiscales, el gobierno tendrá dificultades para cumplir la meta de superávit primario de 2,3% del Producto Interno Bruto (PIB)