Londres. El regulador financiero británico abrió el martes una investigación formal a Goldman Sachs, cuatro días después de que los reguladores estadounidenses acusaran de fraude al mayor banco de inversión de Wall Street.

"Tras las investigaciones preliminares de la Autoridad de Servicios Financieros (FSA, por sus siglas en inglés) ha decidido iniciar una investigación formal sobre Goldman Sachs International en relación con las recientes alegaciones de la SEC. FSA estará en contacto próximo con la SEC en esta revisión", dijo el regulador británico en un breve comunicado.

La SEC, el regulador de los mercados estadounidenses, ha acusado a Goldman de ocultar a los inversores el hecho de que el fondo de inversión de alto riesgo estadounidense Paulson & Co estaba apostando en contra de un producto hipotecario subprime que había ayudado a crear. Goldman ha negado los cargos.

La decisión de FSA implica a Reino Unido en lo que promete ser una de las mayores batallas legales en la historia bancaria reciente y en la que tanto la SEC como Goldman se prevé luchen con fuerza.

El banco estadounidense informó el martes de que obtuvo beneficios por acción común de US$5,59, con ingresos por US$12.780 millones para el primer trimestre. El informe supera la previsión de ganancias esperada por analistas de US$4,01 por acción, según Thomson Reuters I/B/E/S.

Las acciones de Goldman, que la semana pasada fue acusado por la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC por su sigla en inglés) de fraude con productos respaldados con hipotecas de alto riesgo, subían 1,4% a US$165,65 en las operaciones previas a la apertura del mercado.

El lunes, los papeles cerraron en US$163,32 tras haber caído más del 12% el viernes tras conocerse el proceso judicial.