Singapur. Las bolsas de Asia subieron este jueves a niveles cercanos a 22 meses luego de que compañías tecnológicas y financieras de Estados Unidos batieron pronósticos y la aceleración del crecimiento chino apuntaló las esperanzas de una recuperación económica global.

La sorpresiva decisión de Singapur a comienzo de semana de permitir la apreciación de su moneda, una mejoría en la nota de Corea del Sur por parte de Moody's y las robustas cifras del PBI chino son vistas como señales de un crecimiento económico global liderado por Asia.

"Quizás haya suficientes catalizadores para mantenernos avanzando, suponiendo que los resultados corporativos sean lo sólido que se espera", dijo el analista de IG Markets Cameron Peacock en Australia.

Intel Corp y JPMorgan Chase & Co reportaron resultados mejores que lo esperado a comienzos de semana.

Google, que dará sus resultados más tarde, reportaría un incremento de 21% en sus ingresos en el primer trimestre. La próxima semana, los pesos pesados financieros Goldman Sachs y Morgan Stanley se unirán a compañías como IBM, Coca-Cola y Xerox reportando resultados.

Las acciones japonesas subieron 0,6% y cerraron en máximos de una semana, impulsadas por el fuerte crecimiento chino y las ganancias en compañías estadounidenses.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas subió 0,58% y alcanzó su nivel más alto desde junio de 2008, aunque posteriormente recortaba parte de esa subida.

Las acciones de compañías energéticas tuvieron algunas de las mayores ganancias luego de que los precios del petróleo subieron por una sorpresiva caída en los inventarios de crudo de Estados Unidos y por la debilidad del dólar.

El crecimiento económico anual creció en China en el primer trimestre 11,9%, su medición más alta desde 2007, beneficiándose de una base baja el año pasado.

China ha liderado en gran parte una recuperación global en medio de una persistente debilidad en las economías occidentales, y su voraz demanda de materias primas ha respaldado una recuperación en los mercados de petróleo y metales.

Los datos de la segunda economía más grande de Asia, que superó las expectativas de los analistas, se sumaron a las especulaciones acerca de que Pekín podría estar preparándose para revaluar el yuan.

El dólar retrocedió inicialmente tras los datos de la economía china pero se recuperó más tarde, mientras que el euro sufría una presión vendedora luego de que la ampliación en el margen entre los bonos griegos y alemanes resaltó los temores sobre los problemas de deuda en Grecia.

El índice dólar subía 0,36% contra una canasta de monedas tras pasar la mayor parte del día en terreno negativo. El miércoles cayó a mínimos de cuatro semanas.

El euro perdía más de 0,4% y se negociaba a US$1,3575 por unidad, su mínimo del día.