Singapur. El dólar subía este martes luego de que datos mostraron que la actividad fabril estadounidense creció a su mayor ritmo en casi 6 años, pero las ganancias en las bolsas asiáticas fueron frenadas por las dudas sobre el rescate a Grecia y la política monetaria china.

El dólar tocó un máximo de ocho meses contra el yen y se fortaleció contra una canasta de monedas, luego de que datos fabriles y de construcción mostraron que la economía estadounidense está mejorando, aumentado la expectativa de un alza en las tasas de interés en 2010.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas subió inicialmente en reacción a los datos estadounidenses y las ganancias en Wall Street, pero más tarde retrocedió, cayendo 0,5% en las operaciones de la tarde.

"Los mercados parecen haber ignorado el buen desempeño de Wall Street (...) Grecia aún es una preocupación, la gente está cautelosa porque estas cosas volverán a causarnos problemas", dijo Lorraine Tan, directora de investigación de valores para Asia de Standard & Poor's Ratings Services.

"También creo que los mercados están preocupados por una potencial alza en la tasa de China, y también por la idea de que las acciones perderán impulso, así que es un tema de liquidez el que estamos viendo", explicó Tan.

El principal índice bursátil chino perdió 1,23%, en su primera sesión tras un fin de semana largo durante el cual el banco central dijo que elevaría los requerimientos de reserva en los bancos para prevenir la inflación.

El incremento, el tercero este año, es visto como un aplazamiento de un incremento oficial en las tasas de interés.

El principal índice bursátil surcoreano recortó ganancias tempranas para cerrar 0,1% a la baja, debilitado por resultados decepcionantes en las compañías locales y la toma de ganancias.

En Australia, las acciones cedieron avances tempranos para cerrar 1% a la baja, en su mínimo en dos meses, con el sector de materias primas golpeado por segundo día ante posibles cambios impositivos y el efecto en los inversores del alza del martes en las tasas de interés.

En los mercados de energía y materias primas, la firmeza del dólar empujó a la baja al oro luego de que éste tocó más temprano su máximo este año. El oro al contado se negociaba a US$1.180 la onza frente al cierre de este lunes a US$1.183,30.