Sao Paulo. La inflación en Sao Paulo, la ciudad más poblada de Brasil, se desaceleró fuertemente en febrero, al reducirse las presiones vistas el mes pasado por aumentos estacionales en los precios de educación, alimentos y tarifa de autobús, mostró el martes un estudio privado.

La inflación de Sao Paulo, medida por el Indice de Precios al Consumidor (IPC) de la privada Fundación Instituto de Pesquisas Económicas (Fipe), se desaceleró a 0,74% en febrero, luego de llegar a 1,34%, que fue la tasa mensual más alta desde febrero del 2003.

Se esperaba que la inflación alcanzara a 0,71%, según la mediana de 15 analistas consultados por Reuters. Los pronósticos fluctuaron entre tasas del 0,64 al 0,76%.

Los precios del segmento Alimentación subieron 1% el mes pasado, luego de un alza del 1,52% en enero.

El clima cálido y lluvioso de esta época del año perjudica la recolección de los productos frescos, sobre todo en enero, con algo de impacto también en febrero.

Los costos de educación pasaron de un alza de 4,42% en el primer mes del año a un aumento de sólo 0,21% en la lectura de febrero. Los precios del sector Transportes, en tanto, aumentaron 1,14% el mes pasado, luego de un alza del 4,58% en enero, cuando reflejaron íntegramente el reajuste de la tarifa del autobús urbano.