Un detallado análisis de lo sucedido en la histórica jornada de la caída de Wall Street realizará el regulador bursátil estadounidense, la Comisión de Valores de EE.UU (o SEC, por sus siglas en inglés).

Tras la caída que registró la bolsa de Nueva York, que tuvo un descenso superior a  9% en cuestión de pocos minutos por la generación de ordenes automáticas, según han informado fuentes relacionadas al caso, la Comisión de Valores va a estudiar si las actuaciones de algunos operadores estimularon el desplome o incluso lo estimularon para sacar beneficio propio de forma irregular.

La SEC también quiere determinar si los corredores generaron órdenes de venta de manera insconsciente o bien, maliciosamente, con la finalidad de alterar el normal funcionamiento del mercado. 

A lo anterior, también buscan aclarar si los mecanismos de control exitentes para evitar las avalanchas que producen los sistemas informáticos de compra y venta automáticas funcionaron correctamente.

De acuerdo al pais.com, las investigaciones se llevan de manera reservada y todavía no existen conclusiones al respecto.

Así las cosas, ya hay sectores que no quieren valorar la hipótesis de que todo el error se debió simplemente a un error casual de un operador. En ese sentido, un canal de televisión estadounidense llegó a asegurar que el origen de las operaciones erróneas estaba en una orden de Citigroup y que se había producido al teclear la tecla b (de billions, miles de millones) en lugar de la m (de millones) con las acciones de Procter, aunque otras fuentes desmintieron esa información. Citi, además, dijo no tener constancia de haberse visto envuelto en ninguna operación errónea.

El consejero delegado del NYSE, Duncan Niederauer, en tanto, señaló que no creía que la caída se debiera a un error al meter una orden de venta en el teclado del ordenador.