Sala de Inversión. Al parecer, el mercado de valores de EE.UU. estaría por alcanzar sus niveles máximos, en este sentido, los inversores más agresivos podrían aprovechar esta situación para operar en ambos lados del mercado.

Por su parte, aquellos con horizontes de tiempo más extensos podrían considerar deshacerse de posiciones largas en los momentos de recuperación.

Tras la fuerte recuperación a finales de la semana pasada y la caída de este martes, todavía existe algún margen para las ganancias mientras la situación general se sigue deteriorando.

El índice de referencia S&P500, tras su mínimo del jueves pasado, se recuperó exactamente como debía hacerlo, principalmente en una zona de confluencia de soporte. La zona de soporte se conformó entre la tendencia alcista de noviembre de 2012, el soporte lateral (resistencia previa) de abril y la media móvil simple de 50 sesiones del índice (línea roja).

La fuerte reversión intradía al alza del jueves llevó a que continuaran las compras durante el viernes y el lunes, llevando al S&P500 a una pequeña resistencia en comparación con la línea de tendencia bajista de mayo. Una ruptura por encima del máximo alcanzado el lunes, y por lo tanto por encima de la línea de resistencia diagonal, debería llevar al índice al alza camino de los 1.670 puntos.

Todo esto sigue pareciendo alcista por el momento, si bien la caída de ayer debe observarse con cautela. Si observamos el siguiente gráfico de 15 minutos del índice S&P500, la caída del martes contuvo son creces el daño mediante el retroceso de 50% del repunte con respecto a los niveles mínimos del jueves. A partir de esto, los alcistas argumentarán que las condiciones de sobrecompra en el futuro inmediato se han calmado, lo que ha permitido al índice aumentar nuevamente. Por otra parte, los bajistas están ansiosos ante el quiebre de los mínimos del martes, lo que podría llevar rápidamente al índice S&P500 hacia los 1.600 puntos.

Con el retorno de la volatilidad intradiaria, los traders que operan con inmediatez están encontrando bastantes oportunidades, mientras que los inversores de corto plazo con plazos de varios días deberán adherirse a un soporte claro y a niveles de resistencia o, de lo contrario, se arriesgarán a quedarse excluidos. Una de las formas para medir la volatilidad es mediante el llamado promedio verdadero del rango del S&P500. En el siguiente gráfico se puede observar el aumento marcado en la media verdadera del rango del índice a 14 días desde el periodo de mediados de mayo. En términos muy simplificados, la actual lectura aproximada de 21 en este indicador, significa que las variaciones diarias del S&P500 son de aproximadamente 21 puntos, una lectura algo elevada.


Otros índices importantes de renta variable de EE.UU., como el Nasdaq 100 y el Russell 2000 se asemejan mucho al S&P500, con mayor potencial alcista en el corto plazo, pero más divergencias negativas formándose en el medio plazo.

En cuanto a los sectores dentro del S&P500, el bajo rendimiento de los sectores defensivos, principalmente de los servicios públicos y los artículos básicos de consumo (flechas azules en el gráfico más abajo), podrían poner un límite superior al aumento del índice antes de que suceda una corrección significativa.