Berlín. El miembro del consejo del BCE, Axel Weber, dijo este miércoles que existe una seria amenaza de que los problemas de Grecia se extiendan a otras partes de la zona euro.

"Hay una amenaza de un serio efecto de contagio en otros países de la zona euro y de repercusiones cada vez más negativas en los mercados financieros", sostuvo el consejero.

Weber, que es el jefe del alemán Bundesbank, dijo a los legisladores de su país que se justificaba que Alemania contribuyera al paquete de ayuda para Grecia de 110.000 millones de euros (US$147.000 millones).

"Una suspensión de pagos de Grecia en la muy frágil situación actual supondría un riesgo significativo para la estabilidad de la unión monetaria y el sistema financiero", dijo en un comunicado al comité de presupuesto del parlamento alemán.

Grecia por si sola no se podría salir de la crisis, y su capacidad de financiarse en los mercados está "seriamente en peligro".

Condiciones de ayuda aceptables. Weber dijo que el paquete de ayuda era aceptable porque estaba atado a estrictas condiciones, incluidas medidas de ahorro y reformas prometidas por Atenas.

"Es decisivo que el programa esté atado a condiciones estrictas, que serán controladas trimestralmente", dijo el funcionario. "Sólo este condicionamiento estricto hace que sea aceptable el apoyo a las medidas", agrego.

Los temores de Weber se hicieron eco del jefe del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, quien declaró al diario Le Parisien que hay un riesgo de que la crisis de deuda griega se propague al resto de Europa, pero sin riesgo real para países grandes como Francia y Alemania.

"Siempre hay un riesgo de contagio", dijo Strauss-Kahn. "Portugal ha sido mencionado, pero ya está tomando medidas y los otros países están en una situación más sólida (...) pero debemos seguir vigilantes", agregó.