Lima, Andina. La Sociedad Nacional de Industrias (SNI) señaló que el acatamiento del fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, que definirá el límite marítimo entre Perú y Chile, impulsará el comercio e inversiones entre ambos países.

"A la hora de eliminar este punto de conflicto, una vez que se acate el fallo por ambos países, habrá un decidido incremento del comercio e inversiones por ambos lados, el futuro está en nuestras manos", declaró a la Agencia Andina el presidente de la SNI, Luis Salazar

Refirió que Perú y Chile son naciones hermanas y que compartieron procesos de la historia durante la etapa de la lucha por la independencia en el siglo XIX.

"Mal haríamos en no acatar, además los dos países hemos decidido subordinarnos a la decisión de La Haya, que es una manera válida y correcta de solucionar los diferendos entre los países", agregó.

Indicó que en Chile también hay un sentimiento de acatar el fallo de La Haya, porque es un deseo de ambos países de tener resuelto esta diferencia, "independientemente" de la decisión de la Corte.

"Por otro lado, tenemos muchísimas relaciones cruzadas desde inversiones, y proyectos conjuntos como la Alianza del Pacífico, donde haríamos muy mal en no seguir construyendo el futuro en ese sentido", agregó

Las inversiones peruanas en Chile alcanzaron los US$7.000 millones en el 2012 y se proyecta que aumentará hasta los US$10.000 millones a finales del 2014; mientras que las inversiones chilenas superarán los US$14.000 millones en territorio peruano, según estimaciones de la Cámara de Comercio Peruano-Chilena.

"Tenemos servida la mesa en el buen sentido de la palabra, es un tema que seamos capaces de aprovechar esas oportunidades que tenemos por delante", subrayó Salazar.

El Perú presentó, en enero de 2008, una demanda ante La Haya para la demarcación de los límites marítimos, ante la negativa de Chile de negociar un tratado en ese sentido y argumentar que los acuerdos pesqueros firmados entre ambas naciones en 1952 y 1954 zanjaron el tema.

La etapa del proceso oral en que ambas partes expusieron sus argumentos, se llevó a cabo en diciembre del 2012, y tras varios meses de deliberación de la Corte Internacional de Justicia, se esperaba que se emita el fallo en las próximas semanas.